Comerciante se resistió a entregar su Samsung S3 y lo mataron a tiros

2017-01-29T09:19:23-06:00

Vecinos del sector Raúl Leoni quedaron estupefactos al conocer que a Tirson Enrique Maya Madueño, de 42 años, lo tirotearon por no entregar su Samsung Galaxy S3.

Una mancha de sangre quedó frente a la casa de los Maya, número 24-79, en la calle 79-I, con avenida 95, de la parroquia Venancio Pulgar, el pasado sábado a las 11.45 de la noche cuando dos maleantes en una moto lo atacaron por no entregar su teléfono inteligente.

Yoseni Maya, hermana de la víctima, tomó fuerzas, se levantó de la acera frente al Centro Clínico Vera, en el sector Panamericano. Respiró profundo y contó que su pariente conversaba con otra de sus hermanas frente a la vivienda, la calle estaba repleta de vecinos era sábado por la noche y aún había gente en la calle cuando llegaron los tipos.

Los motorizados ocultaron su rostro con sus respectivos cascos, sacaron una pistola y pidieron el celular, pero Tirso quedó sin habla ni movilidad, por lo que ellos se molestaron y le dispararon. Se secó las lágrimas de sus ojos y siguió. Él trató de correr, pero recientemente lo operaron de una prótesis en una de sus piernas y no pudo hacer mucho, lo remataron por la espalda. Mientras que la hermana con la que conversaba se escondió ya que en brazos tenía uno de sus hijos.

Cuando los asesinos huyeron entre los testigos lo montaron en un carro particular y lo trasladaron al centro clínico donde falleció. El médico que lo recibió explicó que de los cinco disparos que recibió uno ingresó por la parte trasera derecha de las costillas, la bala era explosiva y estalló a la altura del corazón exclamó en anonimato.

La fémina recordó a su hermano como un hombre especial, buen hermano. Dejó seis hijos pero vivía con tres, una nieta y su esposa. Era encargado de un centro de apuestas cercano a su casa.

Yoseni lamentó que una de sus hijas tiene discapacidad psicológica y motora. Él era entregado a sus hijos y a ella más por su condición, era un muy buen hombre recordó mientras lloraba.

Sus restos serán velados en su hogar en compañía de los vecinos que lo vieron crecer.

José Antonio González
Noticia al Día

Lo vi aqui